sábado, 25 de febrero de 2012

LA HERENCIA COLONIAL


Introducción:
Durante el periodo colonial, desde mediados del siglo XVI hasta principios del siglo XVIII, surgió un conjunto de ciudades fundadas por los conquistadores para servir y afianzar su postura de denominación sobre el Perú (virreinato creado en el siglo XVI como posesión de España en América).

Cuantiosos aspectos y características en la sociedad peruana actual son una herencia de la época colonial. Se podría decir que la lengua española y la religión católica son las piezas o elementos más representativos e importantes de dicha herencia.

Cuando llegaron al Perú los españoles no tuvieron la intención de difundir la lengua castellana entre la población indígena. Más bien quisieron instituir el uso del quechua como la lengua principal entre todos los idiomas indígenas, para facilitar con ello las comunicaciones administrativas. Lo que si hicieron fue instruir a un número reducido de indígenas en el castellano.

Durante el virreinato el uso del castellano se extendió por la costa y las zonas urbanas de la sierra. El resto del virreinato utilizaba el quechua y las lenguas amazónicas. Además, existieron otras lenguas pero de difusión restringida. Es el caso del aymara (sierra) y el muchica (costa).

En el Perú descansa el poder español, donde dejo raíces culturales, etnia, etc. Es por ello que se le denomina madre patria.
Esto es propio de cualquier país colonizado, deja estatutos, formación, ideologías, contextos religiosos, infraestructura, legislación o leyes primarias, contextos políticos, entre otras cosas.


Desarrollo:

En el Perú descansa el poder español, donde dejó raíces culturales, política, lengua, descendencia, etc.

Hablar y profundizar acerca de la gran influencia que ha legado la época colonial de nuestra historia en la sociedad actual de nuestro país, es necesario remontarnos hacia aquellos tiempos y cotejar las costumbres, vivencias y experiencias que nos permitan comprender el inminente efecto que ha dejado huellas y secuelas en nuestra propia idiosincrasia, vale decir en nuestra realidad actual.

Remontándonos a dicho periodo colonial, España pasaba en ese tiempo por una rotunda crisis, eso le hizo ver nuevas perspectivas entre ellas sus colonias, como fuente de solución a sus problemas en aquel momento de crisis.

El Perú se convirtió en el lugar de las oportunidades, un nuevo lugar de potencial y supremo valor, es decir rico en recursos que podían explotar y dirigirlos al viejo continente.

Eso debido a la amplia riqueza y majestuosidad que poseía el país, llego a dominar, los pueblos indígenas eran explotados y tenían cercanía a los dominantes.

A su vez los indígenas aprehendían la lengua española e interiorizaban la mentalidad de la ideología española y el estilo de vida del país europeo,  esto conllevó a que exista un cruce cultural y social de lo extranjero y lo autóctono, mientras el primero se impone en la influencia y corrientes, el otro lucha por sobrevivir y mantenerse en esencia.

Nosotros los peruanos en la actualidad, reconocemos absolutamente los rasgadas consecuencias del colonialismo español, que impacto y se impuso en el tiempo.

El avance cultural y la propia idiosincrasia de los españoles, que a medida de su afianzamiento autoritario fueron impregnando su ideología, su cultura, su pensar político, su estilo de vida, su religión y creencias, su modo de ser, entre otras cosas.

El Perú y otros países sudamericanos en el siglo XIX logran su independencia, pero dicho logro es fruto de un proceso largo de lucha, rebeliones y demás formas acciones con contra del dominio español.
Ese periodo anterior a la independencia dejo cosas propias de la época de la ocupación española, ahora se le denomina “herencia colonial”. Algunos historiadores y asiduos de la investigación de las raíces de nuestra cultura denominan a esta herencia como postcolonial

Con el síndrome colonial los peruanos nos vemos incapaces de construir modelos de desarrollo por lo que nos convertimos en consumistas de modelos extranjeros que las grandes transnacionales capitalistas imponen. Modelos impositivos de desarrollo que no nos corresponden, atacan nuestro propio fortalecimiento cultural. Y nuestro Perú continua siendo generadora de sus ganancias.

ü  Las ciudades del Perú, por más pequeñas que sean, siguen un plano que tiene la forma de un tablero de ajedrez. Este tipo de plano fue introducido por los españoles, a su vez algunos conservan el nombre. Podemos mencionar que la cultura de ser dominado se reflejo con los monumentos a francisco Pizarro y demás, puesto en diferentes puntos del país, me parece tonto, por querer enaltecer a los opresores y verdugos de nuestros antecesores indígenas.

Una transformación en el tiempo es que muchos nombres de ciudades han quedado con el mismo nombre, los limites con otro países han cambiado, por los guerras propias de la coyuntura política de aquellos años pos colonial. En el ámbito de las provincias, en muchos casos, proviene de los antiguos corregimientos. Al hablar de monumentos, algunos quedan como recuerdo o remembranza de aquella poca. (Algunas absurdas como monumentos de Pizarro).

ü  Los límites de nuestro territorio son aproximadamente los límites de la Audiencia de Lima, aun se conserva Lima como capitolio, en la zona costera los puertos herramienta de comercio y exportación.

Una transformación en el tiempo, Algunos límites territoriales conserva la disposición de la audiencia de Lima, no ha variado mucho, Lima sigue siendo corazón de Perú y los puertos como embarque y desembarque, herramienta del comercio e ingresos del país.

ü  Al hablar del legado religioso impuesto por los españoles, se sabe que hubo muchas muertes por entablar la religión católica, La división y organización eclesiásticas (arzobispados, obispados, parroquias): Son muy parecidas a las de la época virreinal.

Una transformación en el tiempo podemos decir que en la actualidad la religión católica es la que más se practica, tiene mayores adeptos y una cierta influencia mediática en el estado, existe la libertad de culto, religión y demás, por ser un país libre, que a sus inicios y por la imposición cruel de dicha religión en aquellos en tiempos,  ha quedado grabado en las generaciones de hoy.
Ahora se practica sin presión la fe y adeptos religiosos, no olvidemos la participación de los obispos, los cardenales, en la política o hechos coyunturales del país, ya que ellos son figuras representativas del la religión católica, intervienen con opinión, se reúne con el presidente, intercede por alguien, etc.  Nos recuerda a la época colonial y la participación de los entes religioso en la colonización, Esto genera una cierta intromisión política, no se debe mezclar la religión con el gobierno político, lo espiritual con lo estructural político.

ü  A nivel de reuniones o consensum ciudadano aun Los cabildos se mantiene hasta hoy con el nombre de municipalidades.

Una transformación en el tiempo podemos decir que en la actualidad los cabildos, denominación a un foro de consensum llevado a cabo con autoridades y el pueblo en la época colonial, aun conserva esa denominación en pueblos a las afueras de la capital y regiones del Perú, ahora en la ciudad los municipios lo llaman participación ciudadana.

ü  En un aspecto económico los impuestos, como la alcabala, conservan su fin, ha cambiado su nombre, pero sigue siendo algo obligatorio para el ciudadano peruano, tanto para personas naturales o jurídicas.

Una transformación en el tiempo es que se respeta dicha acción, como forma de ingreso para el estado, ahora no es con fin de solventar las necesidades de España o enriquecer al rey, ahora es para cubrir las necesidades del país y formar parte del presupuesto del país. La economía en el país se maneja de ingreso generado por el estado, inversión, divisas, comercio y los impuestos.
Los impuesto son obligatorios e impuesto por el gobierno de turno. (Mas que obligación, un deber ciudadano)
ü  Otro aspecto es el predomino económico y social de la costa sobre la sierra y selva, es decir se centra en la capital y los recursos costeros.

Una transformación en el tiempo se menciona que pese a gobiernos descentralizados, se sigue enfocando todo a la capital, en la economía, las provincias tiene ingresos de canon mineros, actividades agrícolas, etc.
Pero pese a dichos recurso propios de su región, no cubren sus necesidades, se habla de una descentralización escrita y no materializada.
La educación, oportunidades de trabajo, mejor atención en el sector salud debido a la implementación, infraestructura y demás necesidad poblacional, se ve más en los sectores costeros y más n la capital como eje de gobierno.
La centralización y repartición de la economía desde ahí, recuerda el periodo colonial, la centralización no da resultado para el crecimiento de un país, se necesita dejar esa herencia colonial, para conseguir un país más equilibrado y oportunidad para todas las regiones.

ü  Un aspecto jurídico y político, la colonia nos dejo luego de la independencia, algo directo desde España, como fue la corte de Cádiz, Expuesto como tal en el Congreso de los Diputados de Madrid

Una transformación en el tiempo, es sobre ella que se construyo las constituciones políticas del Perú, es ahí que nuestro país hasta ahora no logra una identidad constitucional, ya que copia leyes, europeas. España tallo esto como un ordenamiento primario de estatuto político, que hasta el momento con nuestra ultima constitución política no ve algo acorde a nuestra realidad.



 
CONCLUSIONES:

Evaluando algunos conceptos y estadísticas, nos damos cuenta que la subvaloración de lo producidos en el Perú, se plasma en su no valoración, debiéndose a una pobre autoestima cultural, a esta pobreza de autoestima muchos le han llamado síndrome colonial.

Es la denominación que muchos estudiosos pone a los síntomas característicos que se reflejo en el postcolonial hasta la actualidad
Decir el síndrome colonial, viene a ser el conjunto de síntomas característicos que adolece la sociedad peruana a partir de la llegada de los españoles a América latina.

Muchas características de la sociedad peruana actual son una herencia de la época virreinal. Quizás el uso de la lengua española y la religión católica sean los elementos más importantes de dicha herencia.

Es por ello que se le denomina madre patria. Esto es propio de cualquier país colonizado dejando; estatutos, lengua, formación, ideologías, cultos religiosos, infraestructura, cultura, contextos políticos, entre otros.



Autor: VicoGale

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada